OSTEOPATÍA ESTRUCTURAL

HISTORIA DE LA OSTEOPATÍA



Andrew Taylor Still(padre de la osteopatía) nació el 6 de agosto de 1828. 

Médico de campaña, teniendo a veces que recorrer grandes distancias para estar cerca de sus pacientes, utilizaba los métodos habituales de la medicina de este tiempo: sangrías, ventosas, purgas...

Una epidemia de meningitis cerebro-espinal mató a tres de sus hijos. Por entonces ya había perdido a su primera esposa, Mary Vaughan, debido a las complicaciones de un parto. Un mes después de la epidemia, su hija nacida de su segunda esposa Mary Elvira Turner, murió de neumonía.

Su incapacidad para salvar a su familia, añadida a sus experiencias cruentas como médico militar durante la Guerra Civil, le llevó al rechazo de la mayoría de lo que se enseñaba en medicina en el momento. Esto le impulsó a investigar nuevos y mejores métodos curativos.

Still estudió profundamente la anatomía y estuvo convencido de que la mayoría de las enfermedades podrían ser aliviadas o curadas sin drogas. La clave era encontrar y corregir las desviaciones anatómicas que interferían con la fuerza del flujo sanguíneo y de los "nervios" en el cuerpo humano.

¿CÓMO SE PROCEDE EN UNA SESIÓN DE OSTEOPATÍA?



Desde que el paciente entra a consulta, se observa su movimiento y su pisada, posteriormente se realiza una anamnesis donde recabaremos datos del paciente y su historial clínico. Realizamos también un minucioso análisis individualizado y global, con una serie de test de movilidad general, a nivel de pequeñas articulaciones, determinamos qué segmento corporal, grupo, cadena articular o articulación individual está bloqueada y provoca la sintomatología que hace sufrir a la persona.

Una vez localizada la lesión se aplica una técnica manual específica de estiramiento, masaje, y ajuste manual sobre las vértebras o partes afectadas, para que recuperen su posición y movimientos normales. De esta manera desaparecerán los dolores, tensiones, inflamaciones, y otros problemas de salud. Este método se aplica a todas las partes del cuerpo.

ESTÁ INDICADO EN CASOS DE:



                                   Dolor de espalda: cervicálgias, dorsálgias, lumbálgias, hernia discal, ciáticas...

                                   Dolor articular: rodillas inestables, dolor de codo, hombros...

                                   Tendinitis: codo de tenista (epicondilitis) y golfista (epitrocleitis), tendón de Aquíles…

                                   Esguinces: tobillo, rodilla…

                                   Problemas degenerativos: artrosis, artritis, reúma...